Te recomendamos un día de Turismo Activo para conocer el Castillo de Les Pallargues (la Segarra), bien sea en una de nuestros recorridos por  la Ruta de la Pleta o bien accediendo directamente al pueblo de Les Pallargues.

La ruta no tiene ningún tipo de complejidad y transcurre en todo el recorrido por campos de cereales de secano, que en esta época están francamente bonitos y con el verde bien subido.

Vale la pena parar en el restaurante La Redolta a comer o simplemente a tomar un café y disfrutar de sus excelentes vistas y amabilidad de sus propietarios.

 

 

Si bien la ruta ya la tenéis descrita en el programa del evento, nos gustaría hacer mención al fabuloso Castillo de Les Pallargues, que tuvimos el placer de conocer en profundidad de la mano de la Teresa, una guía excepcional que vive el Castillo y su historia, una historia forjada por los Condes. Barones y Marqueses que lo habitaron, pero también por los Payeses, criados y vasallos con los que compartieron sus estancias.

El Castillo queda documentado ya en el Siglo XI bajo el nombre de «Espallargues» (que significaba pajares), y formaba parte de una red de defensa ante los musulmanes. Muchos fueron los castillos allí construidos ya que La Segarra era tierra fronteriza.

Lo que hoy podemos ver es un castillo majestuoso, un Castillo Palacio, pero esto no siempre fue así, ya que el castillo se fue adecuando en cada época a sus diferentes usos, destruyendo murallas y construyendo dependencias señoriales.

Los más ilustres propietarios del castillo fueron los Condes de Urgel, el Barón de Concabella, el Marqués de Argençola o los Príncipes de Belmonte. Hoy en día, sus actuales propietarios, la familia Rovira, permiten visitar el castillo y buena parte de sus dependencias como son: la entrada, la bodega, la prisión, la cocina, la sala principal, la capilla o el dormitorio de los señores del castillo.

 

 

Al final de la visita, se pasa por una tiendecita curiosa, donde entre otros productos, podréis comprar ungüentos varios de antiguas formulas magistrales, con la que curar parte de vuestros males, como son la Caléndula o la Árnica.

Nos vemos pronto en la nueva ruta a finales de año, donde visitaremos los dos castillos de Florejacs.